Córdoba: duende y arte

Mencionar la ciudad andaluza de Córdoba es relacionarla de inmediato con su Mezquita. Pero la historia de Córdoba va mucho más allá, puesto que su historia está repleta de distintas culturas que han dejado su huella en ella.

Es por ello que cualquier amante de la historia disfrutará especialmente de una visita a Córdoba (siempre que no sea en pleno verano y a 45 grados, claro está jajaja), y como yo me tengo por tal, era uno de los destinos que no podía dejar de conocer.

Con mucho por ver y menos tiempo del que sería deseable, como es habitual en mis viajes, mi primer destino es la famosa judería cordobesa, plena de pintorescos rincones y estrechas calles, y en la que se ubican algunas de las principales obras arquitectónicas de interés que Córdoba tiene que ofrecer.

Judería cordobesa
Judería cordobesa

Este barrio acoge no sólo la famosa Mezquita, sino también una sinagoga judía, unos baños califales, el museo taurino, y un sinfín de bares restaurantes, tiendas y terrazas que hacen que visitarlo pueda ocuparte tanto tiempo como quieras emplear en ello.

Sin embargo, la Mezquita Catedral es el emblema de Córdoba y como tal, merecía ser lo primero en ser visitado. La visita guiada merece mucho la pena, aunque haya que pagar 8 €, ya que te van explicando cada uno de los detalles de la historia de esta impresionante muestra de arquitectura y arte musulmán, en la que el guía va dando detalles de los diferentes estilos que pueden encontrarse en ella, teniendo en cuenta que además de su construcción, experimentó en siglos posteriores sucesivas ampliaciones, y que en 1523 se construyó una catedral en su interior tras la conquista cristiana.

Mezquita de Cordoba
Mezquita de Cordoba

Córdoba es también un lugar ideal para el turismo de museos. Además de sus singulares monumentos, Córdoba cuenta con un gran número de museos de todo tipo que tocan temáticas muy diferentes. Uno de los que más merece la pena visitar es el museo del pintor cordobés Julio Romero de Torres, pero si la pintura no es lo tuyo, difícil será que no encuentres algún museo dedicado a algo que te interese.

El Museo de la Inquisición, que proporciona una visión de los terribles sistemas de tortura de aquella época, el Museo Taurino, El Museo arqueológico, el de las tres culturas, el Museo de Bellas Artes o el de Etnobotánica conforman, entre otros, una oferta cultural impresionante.

En las afueras de la ciudad, concretamente a 8km de Córdoba, y muy cerca de sierra Morena se encuentran los restos de la ciudad palatina de de Medina Azahara, legado de la etapa árabe y muestra de su magnificencia. Todavía a día de hoy impresiona ver las ruinas de aquella ciudad donde el Califa recibía a los embajadores extranjeros y los deslumbraba con semejante obra arquitectónica.

Interiores de Medina Azahara
Interiores de Medina Azahara

El gran número de puntos de interés que presenta Córdoba hace inevitable que sea necesario renunciar a algunas visitas y centrarse en otras. Así pues, mi siguiente destino fue el Alcazar de los Reyes Cristianos, un palacio que fue residencia de los Reyes Católicos y en el que, según se dice, fue en el que Cristobal Colón acudió para solicitar los fondos de la expedición que le llevaría a descubrir América.

Sus jardines, perfectamente cuidados, y la mezcla de estilos que puede contemplarse en su interior hacen que esta visita sea una de las que no debes perderte si estás de paso en la ciudad.

Ya en la recta final de mi estancia en Córdoba, y siguiendo recomendaciones de los propios cordobeses con los que tuve oportunidad de compartir conversación, me acerqué al Puente Romano, cuyas vistas de la Mezquita iluminada y el río son un clásico. Tengo que reconocer que fue un acierto, porque ni siquiera las más bonitas fotos que puedas encontrar en internet le hacen justicia.

Caballerizas reales de Córdoba
Caballerizas reales de Córdoba

A pesar de que lo visto es más que suficiente para considerar Córdoba como un destino cultural muy recomendable, ni mucho menos puedo decir que la haya conocido a fondo. Si vas a elegir Córdoba como destino, te recomendaría una estancia mínima de 7 días si tu pretensión es visitar todo aquello que las guías turísticas señalan como destacado, si bien yo pocas veces me guío por ese criterio.

El zoco, la casa de las Cabezas, el Palacio de Viana, la Torre de la Calahorra, las caballerizas reales…hay infinidad de lugares a los que prestar mucha más atención de lo que yo lo hice, e incluso la gastronomía y la vida nocturna de Córdoba son buenas razones para visitar esta ciudad si lo tuyo no es la historia o el turismo cultural.

Aunque si tuviera que quedarme con la principal señalaría sin duda la amabilidad de su gente, que te hace sentir como en casa desde el momento que pisas tierra cordobesa. Sobra por tanto,  decir que en mis planes está regresar.

Acerca de roberto mazzanti

Hola soy roberto, un italiano que ha vivido 10 años en España que adora los viajes y todo lo relacionado con ellos. Después de tanto viaje, he decidido compartirlos con todo el mundo y desde 2013 soy administrador de www.laotraruta.net. Gracias a mucho trabajo y esfuerzo, después de 2 años, estoy viviendo de blogging y hace poco he salido de viaje indefinido (te cuento todas mis aventuras en mi nueva web: italoespañol). Los sueños se pueden hacer realidad, sólo hay que focalizarlos ;)

Te podría interesar

Una calle en Candelario

Fuentes, batipuertas y gastronomía: Candelario

A 76 km al norte de Salamanca, en plena Sierra de Béjar, se encuentra el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *