Pasar de Ibiza al Mont Blanc como si nada

Pues eso… Que un día cualquiera de julio se me dio por decirle a una amiga catalana que trabaja en Barcelonatía, vamonos de vacaciones unos días!” y acabamos yendo a los alpes italianos…

los 5
Aquí los que subimos: mi hermana, Carme, yo, Michael, Rudy

La historia en realidad es un poco más larga en el sentido que, Carme, mi amiga, es de estas personas que son lo opuesto mio: le encanta trabajar y no tener tiempo libre nunca. A veces hay que quedar con ella 1 mes antes para tomar un café o unas birras.

Obviamente, ya me conocéis, yo soy al revés: liarme para hacer algo es instantáneo. Basta con timbrar a mi casa decirme algo estilo “tío, vamos a hacer xyz!” y mi respuesta en el 99% de los casos será “¡Vale!“. Dejo lo que estoy haciendo y salgo contigo sin más.

La vida siempre es hoy, y por eso decidí en su día intentar dejar el trabajo e inventarme uno que me permitiera tener tiempo y dinero. De momento lo he conseguido y lo disfruto (nunca he hecho tanto viaje y he tenido tantas visitas como este año) en el futuro Dios dirá.

Os anticipo que en unos meses (más o menos noviembre o diciembre) debería de empezar un viaje sin fecha de regreso si las cosas van como digo (o sea si el pasaporte llega cuando tiene que llegar, si no me lío demasiado en viajes para saludar a gente antes [ya tengo uno a Luxemburgo], etc…).

Hace tiempo que quería algo así: va a ser muy diferente de todos los viajes que se suelen hacer. Muy pocas personas tienen esta oportunidad ya que “siempre” hay que volver por lo que sea: tienes un trabajo y necesitas estar en un lugar, se te acaba el dinero, tienes una novia a la que acudir jejeje, etc… En este caso estoy libre de todo esto. No habrá prisa y volveré cuando estaré cansado, nada más.

Ya lo hablé con Marijke (que está de viaje indefinido con su novio) y espero poderme cruzar con ellos en algún punto de Asia o America. Sería un reencuentro muy bonito ya que no la veo desde Londres en 2006.

Pero volvamos al tema: Carme estaba un poco estresada (lo está siempre en realidad, pero que no se lo digáis que se enfada jejeje) y entonces le propuse irnos de viaje unos días. Quedamos en que habrían sido como mucho 4 días ya que “no tenía tiempo para más” a causa del trabajo (típica frase parecida a la de esas personas que tienen 100,000eur en el banco y dicen que “no tienen dinero” jejeje he visto cientos de ellas y se pasan la vida ahorrando sin hacer nunca nada y luego se van a morir sin haber cumplido ningún sueño).

Una vez decidido el número de días, quedamos para ver a donde ir.

Al principio los destinos eran todos de mar y playa: que si Ibiza, Formentera, Mallorca, etc… Y nos parecían todos muy bien aunque luego siempre había un pero. El pero era económico: los hoteles o los aviones en estas fechas tienen precios que ni con 2 sueldos jejeje

Por suerte se me ocurrió que tengo familia en Italia (todavía me quieren aunque lleve años fuera del País jejeje) y que habríamos podido ir a la región de Valle d’Aosta (mi madre es de allí y tengo casa) para hacer unas vacaciones en la montaña (la región está en el extremo norte de Italia, la zona de los alpes).

La verdad elegimos bien ya que este año me he cansado a playa (no me extraña, el año pasado viviendo en La Coruña no he tenido verano) y unos días en la montaña vienen muy bien.

En este articulo os quería hablar de lo que hicimos uno de los días: subimos al Mont Blanc hasta los 3.800m con el nuevo teleférico “Skyway Monte Bianco”. Encontráis aquí la web.

Un poco de historia

refugio torino
Refugio Torino: 3329m construido en 1898 y a unos 50m por debajo de Punta Helbronner

El teleférico que conecta Courmayeur (1224m) con Punta Helbronner (3462m) existe desde hace mucho tiempo. Ha sido una obra de ingeniería tremenda (dadas las condiciones atmosféricas que se dan a esa altura). Para su construcción (hace más de 70 años) se contrataron guías alpinas por su costumbre a la altura. No se utilizaron helicópteros para transportar el material: os podéis imaginar entonces lo que ha significado.

En los últimos 5 años se ha reconstruido el teleférico de la parte italiana por completo.

El recorrido

Hasta Punta Helbronner nos encontramos todavía en la parte italiana del macizo del Mont Blanc. Desde allí las vistas son increíbles: se puede ver la “Mer de glace” (el mar de hielo) que es un glaciar que va hacía Francia, todas las puntas más conocidas del Mont Blanc (a partir de la cima que está a 4810m o el diente del gigante) y la Aiguille du Midi que es el punto más alto (3842m) al que se puede llegar cogiendo el último teleférico que sale de Punta Helbronner hacía allí.

Para resumir, los tramos de teleférico quedan así: Courmayeur (Italia, 1224m) – Pavillon du Mont Fréty (Italia, 2173m) – Punta Helbronner (Ita/Fra, 3462m) – Aiguille du Midi (Francia, 3842m).

Ya desde el primer teleférico las vistas dejan sin palabras:

teleferico llegando a courmayeur
Teleférico llegando a Courmayeur
courmayeur desde el teleferico
Courmayeur desde el teleférico
courmayeur desde el teleferico
Courmayeur desde el teleférico

En la punta helbronner está la frontera entre Italia y Francia como podéis ver en esta foto que me saqué hace 4 años (este año ha sido la tercera vez que he subido):

frontera italia francia punta helbronner
Frontera Italia-Francia en Punta Helbronner

Desde la Punta Helbronner se pueden ver los primeros alpinistas que acamparán aquí por la noche (en el glaciar) y luego subirán al día siguiente.

alpinistas en punta helbronner
Alpinistas en Punta Helbronner
mer de glace - debajo de punta helbronner
Mer de glace – debajo de punta helbronner – La soledad de un hombre en el medio del glaciar
cima del mont blanc
En el medio de las nubes está la cima del Mont Blanc

Una vez pasada punta helbronner, queda el último tramo de teleférico: son 3 cabinas con capacidad para 6 personas máximo en cada una, que te llevan hasta la Aiguille du Midi pasando por el glaciar del Mont Blanc (más de 5kms). Es la parte más impresionante.

No vale la pena llegar sólo hasta punta helbronner. Si vais, tenéis que hacer el recorrido completo ya que el último tramo está hecho encima del glaciar y no vais a ver algo así en vuestra vida. Os dejo ahora con algunas fotos de lo que se puede ver en esa última parte.

teleferico para la aiguille du midi
Teleférico para la aiguille du midi
glaciar del mont blanc
Grietas en el glaciar del Mont Blanc
con el teleferico se pasa a pocos metros de quien está escalando
Con el teleférico se pasa a pocos metros de quien está escalando
dos escaladores cerca de unas grietas de varios metros de profundidad
Dos escaladores cerca de unas grietas de varios metros de profundidad
arriba te puedes encontrar con montañas de nieve
Arriba te puedes encontrar con montañas de nieve
un escalador en la aiguille du midi
Un escalador en la Aiguille du midi con, al fondo, unas vistas impresionantes
yo en una gruta de hielo
Yo en una gruta de hielo
metros y metros de nieve
Metros y metros de nieve
2 escaladores subiendo por un costado
2 escaladores subiendo por un costado de la montaña
chamonix visto desde la aiguille du midi
Chamonix (Francia) visto desde la Aiguille du midi
un escalador
Un escalador

Acerca de roberto mazzanti

Hola soy roberto, un italiano que ha vivido 10 años en España que adora los viajes y todo lo relacionado con ellos. Después de tanto viaje, he decidido compartirlos con todo el mundo y desde 2013 soy administrador de www.laotraruta.net. Gracias a mucho trabajo y esfuerzo, después de 2 años, estoy viviendo de blogging y hace poco he salido de viaje indefinido (te cuento todas mis aventuras en mi nueva web: italoespañol). Los sueños se pueden hacer realidad, sólo hay que focalizarlos ;)

Te podría interesar

Valle de Ucanca

Mini-ruta en coche por Tenerife

Tenerife es una isla ideal para recorrer en coche, ya que muchos de sus preciosos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *