Pattaya: playa y descontrol made in Tailandia

Tailandia es un país con muchas caras, y una de las más reconocibles es la de la diversión nocturna y las señoritas de moral descuidada. Pattaya es famosa por ambas, sin embargo, hacer esa lectura como resumen de lo que puede ofrecer Pattaya, sería injusto.

Sin ir más lejos, muchos de los visitantes de esta ciudad situada cerca de la capital Bangkok, son familias que llegan atraídas por otro tipo de oferta. Y quizás es ahí donde reside el encanto de Pattaya. Puedes vivirla de manera inocente, porque tienen suficientes atractivos para ello, o dejarte arrastrar por la vorágine de alcohol, diversión y mujeres que este lugar pone a tu disposición.

Sin necesidad de caer en extremos, una visita a Pattaya requiere conocer un poco de ambos mundos para tener una visión genuina de su realidad.

Pattaya
Pattaya

Pattaya es una ciudad diseñada básicamente para el entretenimiento, tanto de día como de noche. Si buscas playas, las de Pattaya no son las más seductoras, pero podrás tomar el sol y bañarte en las de Jomtien, o Wong Amat. Si quieres actividades, hay infinidad de agencias que te ofrecen la oportunidad de llevar a cabo desde buceo hasta salto en paracaídas en pareja, pasando por kitesurf, amen de un buen número de excursiones a islas próximas.

No es Pattaya el destino más adecuado para quien venga a Tailandia a ver templos, pero sin embargo, también tiene alguna maravilla reseñable en este sentido, como el Santuario de la verdad, un alarde arquitectónico hecho en madera de teca que te deja con la boca abierta.

Walking street
Walking street

Más curiosidades. El Mercado flotante o la montaña de Buda son de esas cosas que uno no se encuentra cada día. El primero es un mercado en que los puestos de madera están instalados sobre el agua, y que puedes recorrer en barca si lo deseas. Respecto a la montaña de Buda, es una imagen impactante encontrar un Buda gigantesco de 130 metros de altura dibujado sobre el corte de una montaña, y si en fotografía ya llama la atención, no quiero decirte cuando lo ves en persona.

A mí particularmente me parece un destino interesante si sabes lo que merece la pena ver. Cada día en Pattaya puede ser distinto si sabes planificar tu viaje, puesto que hay atractivos suficientes para no aburrirse jamás.

Su bahía es verdaderamente preciosa, y ver la puesta de sol desde Beach Road es un bonito espectáculo. En esta misma calle principal, que bordea la playa, pueden encontrarse todo tipo de entretenimiento más o menos mundano. Puedes disfrutar de la vista de Pattaya iluminada desde el Horizon Bar del Hotel Hilton, admirar a las impresionantes camareras de Hooters, o sorprenderte con las extrañas atracciones que te muestra  Ripley´s believe it or not, situado en el centro comercial Central Festival.

Clubes en Pattaya
Clubes en Pattaya

Y si todas estas y muchas otras cosas pueden hacerse en Pattaya durante el día, la noche abre un mundo nuevo, para algunos sórdido, y para otros, apasionante. De hecho Pattaya es una ciudad que nunca duerme, y que renueva fuerzas al caer el sol, momento en el que sus calles cobran inusitada vida.

Si bien en casi cualquier parte pueden encontrarse “beer bars”, o bares donde las señoritas te invitarán a entrar y posteriormente se ofrecerán a hacerte feliz por un módico precio, el verdadero centro neurálgico de la vida nocturna de Pattaya es Walking Street.

Walking Street es una explosión de luz, un lugar donde los sentidos se ven invadidos por luces de neón, música estridente, y montones de jovencitas que intentan atraer tu atención para visitar uno de los go go bars que abundan aquí. Y a pesar de ser considerada la “calle del pecado”, el espectáculo es tal que entre las oleadas de gente con las que te cruzas abundan quienes sólo quieren disfrutar del espectáculo visual.

Conviene, por tanto, dejar a un lado las etiquetas y considerar a Pattaya como lo que es. Un centro turístico de primer orden, una ciudad enfocada al entretenimiento y la diversión, sea ésta diurna o nocturna, inocente o pecaminosa.

Mercado flotante de Pattaya
Mercado flotante de Pattaya

Es difícil sustraerse al lado más vicioso de la ciudad, porque, a decir verdad, resulta a todas luces evidente, en especial, cuando llega la noche. Pero lejos de ese ambiente sórdido con el que se relaciona la prostitución en España, sorprende la naturalidad con la que se vive aquí esta actividad. En Beach Road, las señoritas esperan pacientemente a su próximo cliente a escasos metros de comercios de todo tipo, que en absoluto consideran que su presencia les suponga un perjuicio.

Quizás Pattaya no es el destino ideal para personas con mente demasiado estrecha o valores morales muy rígidos, pero para el visitante que llegue dispuesto a mirar con otros ojos, es una experiencia sorprendente.

Acerca de roberto mazzanti

Hola soy roberto, un italiano que ha vivido 10 años en España que adora los viajes y todo lo relacionado con ellos. Después de tanto viaje, he decidido compartirlos con todo el mundo y desde 2013 soy administrador de www.laotraruta.net. Gracias a mucho trabajo y esfuerzo, después de 2 años, estoy viviendo de blogging y hace poco he salido de viaje indefinido (te cuento todas mis aventuras en mi nueva web: italoespañol). Los sueños se pueden hacer realidad, sólo hay que focalizarlos ;)

Te podría interesar

Máquinas recolectoras de plástico en Pekin

Pagar el Billete del Metro con Plástico

Una noticia que me deja perplejo (porque China es uno de los países que más …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *