Alquézar y la ruta de las pasarelas

En Aragón, a unos 40 km de Huesca se encuentra la localidad de Alquézar, uno de esos pueblos que han sabido conjugar historia y naturaleza para crear una oferta turística de éxito. De hecho, Alquézar registra durante los fines de semana una notable afluencia de visitantes, que se acercan hasta allí para disfrutar de actividades como el barranquismo, un tranquilo paseo por las calles del pueblo para contemplar sus monumentos, o rutas senderistas, como la popular Ruta de las Pasarelas, la cual tuve oportunidad de realizar en mi paso por Alquézar.

Sabido es, a estas alturas, de mi debilidad por estos pueblos que rezuman sabor clásico, y el casco urbano de esta población tiene justamente esas características. Casas de piedra, edificios antiguos y ausencia de vehículos permiten, durante el recorrido por las calles de Alquézar, que la imaginación vuele y se traslade a fechas muy lejanas ya en el tiempo.

claustro de la colegiata de alquezar
Claustro de la colegiata de Alquézar

Tras una primera toma de contacto con el casco antiguo, tocaba visitar los lugares más destacados desde el punto de vista arquitectónico, de manera que me acerqué a conocer la Iglesia de San Miguel, construida en el siglo XVII, y sobre todo, La Colegiata de Alquézar, imprescindible si se está de paso por esta población oscense.

La Colegiata, que data del siglo XI y está declarada por la Unesco Patrimonio histórico, se eleva sobre un cerro y fue en sus orígenes monasterio benedictino. La Torre del Vigía y algunos tramos de muralla que se conservan son de esta misma época.

Alquézar es un pueblo de reducida extensión, por lo que cualquiera que se decida a visitarlo comprobará que su recorrido termina antes de lo esperado. Pero lejos de quedarme mano sobre mano, me aventuré a realizar una de las innumerables rutas que tienen el pueblo como origen y que transcurren por el cañón del río Vero.

La Ruta de las Pasarelas

De entre las diversas posibilidades que se ofrecen, una de las más populares es la ruta de las Pasarelas. Esta ruta recorre el tramo final del cañón del río Vero, un río de aguas cristalinas que a lo largo de su recorrido va moldeando la roca y creando caprichosas formas que son en gran medida responsables de la belleza de estos parajes.

ruta de las pasarelas
Ruta de las pasarelas, Alquézar

El punto de partida de esta ruta tiene lugar frente al Ayuntamiento. Algo en lo que nos hicieron mucho hincapié es en llevar el calzado adecuado, para no tener que lamentar incidentes, y en llevar agua suficiente para mantenernos hidratados durante las casi dos horas que dura el recorrido.

La ruta en sí no tiene una gran dificultad, aunque depende del estado físico de quien la recorra, puede tardarse más o menos tiempo en completarla. Cerca de la Colegiata se encuentran las primeras pasarelas , de las siete que componen la ruta, la mayoría de madera, aunque algunas de ellas son metálicas.

Bajando por el cañón las vistas son verdaderamente preciosas, aunque a mí lo que más me llamó la atención fue el Barranco de la fuente. Al conocer estos parajes uno entiende por qué el barranquismo es una actividad tan popular en la zona.

Frente a la desembocadura de este barranco también tuvimos ocasión de acercarnos a la cueva de Picamartillo, otro de los puntos destacados del recorrido. Antes de llegar a las pasarelas metálicas hicimos un pequeño alto para darnos un remojón en el Vero, aunque no todo el mundo estaba por la labor de darse un baño.

Continuamos atravesando la vieja presa y nuevas pasarelas metálicas hasta llegar a la zona de la Central hidroeléctrica.

cueva picamartillo
Cueva picamartillo

Aunque ésta es una de las rutas más conocidas, no es ni muchísimo menos la única por la que se puede optar. Los amantes de la Naturaleza encuentran en Alquézar innumerables posibilidades de explorar las zonas cercanas, de manera que es posible visitar el pueblo en diferentes ocasiones para visitar sitios como La Cresta de Balced, la fuente de Puntillo o el barranco de Mascún.

Bañarse en el río, descender espectaculares barrancos, realizar rutas senderistas, visitar cuevas o pasear por las pintorescas calles del pueblo donde la piedra es protagonista, son algunas de las actividades que han hecho de Alquézar un punto turístico destacado en Aragón y un destino atractivo para pasar un fin de semana en comunión con la Naturaleza.

Si tienes pensado pasar un día en Alquézar también te recomiendo alojarte donde yo lo hice, en el Hotel Villa de Alquézar, donde se respira una atmósfera en consonancia con el aire antiguo del pueblo y desde donde tienes unas vistas preciosas del mismo. Además, a nivel de precio no está nada mal y la gente que lo lleva es tremendamente atenta y amable con el visitante.

Acerca de roberto mazzanti

Hola soy roberto, un italiano que ha vivido 10 años en España que adora los viajes y todo lo relacionado con ellos. Después de tanto viaje, he decidido compartirlos con todo el mundo y desde 2013 soy administrador de www.laotraruta.net. Gracias a mucho trabajo y esfuerzo, después de 2 años, estoy viviendo de blogging y hace poco he salido de viaje indefinido (te cuento todas mis aventuras en mi nueva web: italoespañol). Los sueños se pueden hacer realidad, sólo hay que focalizarlos ;)

Te podría interesar

cala menuda tossa de mar

Qué ver en Tossa de Mar

Cuando una pequeña población adquiere renombre turístico, no es por casualidad. Y el de Tossa …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *