Cerros de Valparaíso: color chileno

La ciudad chilena de Valparaíso se ha convertido en un destino turístico cada vez más demandado, y gran parte de culpa de ello la tienen los cerros que la rodean. Esta parte de la ciudad, que desde la lejanía puede confundirse con barrios marginales similares a los que existen en Río o Caracas, está muy lejos de ser tal cosa, y de hecho, constituye uno de los principales atractivos que atraen a los visitantes a “Valpo”, que es como los locales llaman cariñosamente a su ciudad.

Aprovechando mi estancia en Chile no me resistí a acercarme a Valparaíso a conocer sus famosos cerros, esos que dotan a la ciudad de una personalidad inconfundible y que la diferencian de la mayoría.

Los cerros son toda una oda al arte urbano, graffitis y murales adornan cada esquina, lo que unido al colorido de sus casas, que parecen construidas de manera caótica, le dan un aspecto muy singular. Además, muchas de sus calles están en empinadas pendientes y abundan los miradores. Como puede comprobarse, una estructura muy diferente a la que puede encontrarse en ningún otro lugar, y que es la que le da su particular apariencia.

cerro alegre
Cerro alegre, Valparaíso

En un principio mi idea era callejear con calma por los cerros Alegre y Concepción, probablemente, los más visitados por el turismo, y si mi tiempo lo permitía, explorar alguno más de los cercanos. Pero en un lugar como los Cerros de Valparaíso, más vale ser flexible con los planes, ya que es fácil dejarse llevar por el encanto de la zona y alargar la visita más de lo esperado.

Tras subir por el ascensor El Peral llego al Palacio Burburizza , un edificio de estilo Art Nouveau en el que está el Museo de Bellas Artes, que es la primera parada de mi ruta por el cerro Alegre. Pasear por las calles de esta zona es un desafío constante para tu atención que se ve reclamada desde innumerables lugares a tu paso. Edificios y mansiones de vivos colores que son muestra de la arquitectura europea de la época, que fue llevada hasta allí por los inmigrantes del Viejo Continente que llegaron a “Valpo”. Balcones, jardines, terrazas y hoteles inundan las callejuelas, que, con el trajín de los visitantes, muestran un aspecto muy animado.

En el Cerro Concepción, la arquitectura de las casas y hoteles sigue unos parámetros muy similares, ya que están construidas según el estilo predominante en la Alemania e Inglaterra del siglo XIX, gracias a la importante colonia europea que se instaló allí por aquellas fechas. De las dos iglesias que pueden encontrarse en este cerro, la Iglesia Luterana Alemana, y la Iglesia Anglicana St. Paul, son el mejor reflejo de este hecho, si tenemos en cuenta que la religión mayoritaria en Chile es la católica.

iglesia anglicana saint paul valparaiso
Iglesia anglicana saint Paul, Valparaíso

Ya que mi visita no se ha alargado en exceso, compruebo que tengo tiempo de ampliar mi radio de exploración y no limitarme tan sólo a los dos cerros más populares. De manera que me dirijo a los cerros Bellavista y Florida, conocidos de forma conjunta como el Cerro de los Artistas.

Aquí, además de lo empinado de sus calles, me llaman la atención los revestimientos metálicos que pueden apreciarse en muchas de las casas de estilo colonial, que cómo no, sigue el patrón de vivos colores.

En este cerro tengo oportunidad de visitar dos lugares especialmente interesantes. Por un lado la Casa Museo La Sebastiana, una casa de grandes ventanales que fuera en su momento última residencia del celebrado poeta chileno Pablo Neruda, y de la que, lamentablemente, no puedo aportar fotos ya que están prohibidas. Por otro, el Museo Cielo Abierto, que como su propio nombre indica, no es un museo que se pueda visitar en el interior de un recinto, sino más bien un recorrido por un buen número de fachadas de la zona decoradas por artistas.

casa museo la sebastiana
Casa museo la Sebastiana, Valparaíso

Mi recorrido por los Cerros de Valparaíso toca a su fin, y como siempre ocurre cuando se visitan lugares con una personalidad muy acusada, la experiencia es cuando menos sorprendente. Todo el conjunto de callejuelas, casas y arte urbano que conforman el paisaje urbano de la zona tienen entre un aire bohemio, decadente y pintoresco, pero a la vez lleno de encanto.

Las empinadas callejuelas, el estilo colonial de sus edificios, llenos de color, o los preciosos miradores desde los que se puede tener una espléndida perspectiva del mar o del resto de la ciudad son un conjunto de atractivos que explican claramente el porqué de la popularidad de esta zona de Valparaíso. Posiblemente no sea un destino turístico para todo el mundo, pero esto es lo que conlleva tener personalidad propia.

Lo mejor es llegar con una mentalidad abierta y dejarse sorprender cómo yo hice. De este modo, créeme, merece mucho la pena.

Acerca de roberto mazzanti

Hola soy roberto, un italiano que ha vivido 10 años en España que adora los viajes y todo lo relacionado con ellos. Después de tanto viaje, he decidido compartirlos con todo el mundo y desde 2013 soy administrador de www.laotraruta.net. Gracias a mucho trabajo y esfuerzo, después de 2 años, estoy viviendo de blogging y hace poco he salido de viaje indefinido (te cuento todas mis aventuras en mi nueva web: italoespañol). Los sueños se pueden hacer realidad, sólo hay que focalizarlos ;)

Te podría interesar

La ruta de los 7 lagos

La Patagonia tiene en la conocida como Ruta de los 7 lagos, uno de sus …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *