Pasta: Una plato milenario y delicioso en nuestra mesa

Hoy en día existen más de 200 tipos de pasta que se pueden disfrutar con una gran variedad de salsas, verduras y sabores, a su vez, es un alimento rico en carbohidratos, vitamina E y con bajo contenido de grasas. También es ampliamente reconocido como uno de los platillos emblema de Italia, sin embargo, su origen es tema de controversia, aunque todo indica que tiene procedencia asiática, muy probablemente con raíces en China. Hoy vamos a hacer un viaje, pero un viaje gastronómico 😉

Orígenes de la Pasta

En la actualidad, la pasta es un fenómeno cultural alrededor del mundo, en España se puede disfrutar hecha en casa o adquiriéndola en cadenas como Muerde la pasta Madrid entre otros restaurantes e incluso pidiéndola a domicilio directo a la mesa. Sin embargo, ha tenido una gran trayectoria en el tiempo para llegar a nuestro paladar. Un descubrimiento de la academia de ciencias de Pekín, evidencia que hace más de 4000 años en el noroeste de China ya se consumían fideos, aunque estos no eran hechos a base de harina trigo sino de mijo, un cereal de la región.

La llegada de este platillo a Europa también es polémica, aunque hay una teoría de que Marco Polo la introdujo en Italia después de un viaje a China en el siglo XIII, la verdad es que existen datos de que para el año 1154 ya existían productores de pasta en Sicilia, por lo que es más acertado adjudicarla a las antiguas civilizaciones Etruscas, griegas y romanas.

viaje de marco polo
Mapa viaje de Marco Polo

Con el pasar de los años la pasta fue adquiriendo diferentes nombres y formas en la mesa italiana, inicialmente llamada “lasagna” luego fue conocida como “vermicellai” y posterior al siglo XV se le acuño también el nombre de “fidelli”.

Cabe anotar que durante el renacimiento la pasta era considerado un platillo para la aristocracia, pero hacia finales del siglo XVII ya se constituía como un ingrediente básico de la gastronomía Napolitana, cuyos habitantes llegaron a ser catalogados como “come macarrones”, quienes también se popularizaron como grandes productores industriales de pasta debido a que contaban con maquinaria como el torchio, una prensa mecánica para hacer fideos.

La evolución de este plato y el hecho de que podamos disfrutar de abundantes tipos de pasta incluso sin salir de casa, ha sido consecuencia también de cambios sociales y económicos. Durante la edad media, este alimento se comía como alternativa a la carne en días sagrados, a base de trigo, bien cocinado y generalmente dulce o picante. En contraste, después de la conquista, nació una de sus variaciones, el Gnocchi, como respuesta a los altos precios de harina de trigo y la introducción de la papa, traída de Sur América, a las cocinas italianas.

plato de espaguetis
Plato de espaguetis

En el año 1740, el veneciano Paolo Adami fue el primero en conseguir una licencia para abrir la primera fábrica de pasta en el Mundo. Posteriormente, también se empezaron a usar molinos de agua y piedra, para separar la sémola del salvado, el desarrollo también fue acompañado por el purificador de Marsellais.

Todos estos avances hicieron no solo que la calidad del producto fuera mucho mejor, sino que la industria de la pasta empezara a crecer de manera exponencial. Sin embargo, solo empezó a categorizarse así en el siglo XX, punto en el que este alimento se hizo de gran popularidad alrededor del mundo, al punto que los países importadores como es el caso de Estados Unidos empezaron a comprar sus propias máquinas para producirla de manera interna.

Durante el siglo XIX cuando la pasta se configuró como un plato típico de la cocina italiana, se empezó a comer de manera más similar a la que consumimos hoy en día, se prefiere al dente, como un plato salado, de manera que el azúcar fue reemplazado por salsas de tomate, condimentos y aceite, ganando muchos más sabores de la comida mediterránea e integrando ingredientes básicos de su gastronomía como quesos, carnes y pescados.

Plato de gnocchi
Plato de gnocchi

Hoy por hoy, Italia sigue siendo el mayor productor de pasta del mundo, con una participación superior al 70% del mercado solo en Europa y aunque en general la materia prima que se utiliza para producirla es la misma, la verdad es que hay cientos de formas y “personalidades” que se le atribuyen.

Existen por ejemplo tres categorías y dentro de ellas subcategorías para clasificar los tipos de pasta. Las pastas largas, como el Capellini (o cabello de ángel), el Spaghetti o el Vermicelli de soya, las cortas, como los Macarrones o el Gnocchi y las pastas rellenas, dentro de las que se encuentran el Ravioli y el Tortellini, con variedad de rellenos, entre otros. Incluso, con la expansión de necesidades específicas en las dietas de los consumidores, también es posible encontrar en el mercado una gran variedad de pastas sin gluten.

En conclusión, con el tiempo la pasta se convertido en un alimento nutricionalmente completo, que representa una comida variada que se puede disfrutar de manera equilibrada y saludable, incluso varios días a la semana.

Acerca de roberto mazzanti

Hola soy roberto, un italiano que ha vivido 10 años en España que adora los viajes y todo lo relacionado con ellos. Después de tanto viaje, he decidido compartirlos con todo el mundo y desde 2013 soy administrador de www.laotraruta.net. Gracias a mucho trabajo y esfuerzo, después de 2 años, estoy viviendo de blogging y hace poco he salido de viaje indefinido (te cuento todas mis aventuras en mi nueva web: italoespañol). Los sueños se pueden hacer realidad, sólo hay que focalizarlos ;)

Te podría interesar

La visita más futbolera a Rusia

Con motivo del Mundial de Rusia de este próximo verano, os haremos una pequeña guía …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *