Qué Hacer en Madeira

Según la leyenda, la isla formaría parte del reino de Atlántida y fue descubierta, casi por accidente, por João Gonçalves Zarco en 1419 cuando desembarcó en sus costas después de una fuerte tormenta que había sacudido su barco.

Una tierra volcánica, caliente como el corazón de las personas que viven allí, el clima es suave más o menos a lo largo de todo el año y por lo tanto hace que sea posible disfrutar de lo mejor de sus bellos paisajes. Con este artículo quiero proponerte, según mi experiencia, cuales son las 10 cosas que no te puedes perder de Madeira.

1. Visitar Jardim do Mar

Pequeño pueblo en el suroeste de la isla famoso entre los surfistas que, además de estar rodeado por espléndidas aguas, está muy chulo porque es visitable exclusivamente a pie ya que se desarrolla entre calles estrechas y empedradas. A lo largo del camino que conduce a la cima de la montaña con vistas a Jardim do Mar se puede admirar un antiguo molino de madera.

Jardim do Mar
Jardim do Mar

2. Subir hasta Cabo Girão

Cabo Girão es uno de los acantilados más altos de Europa, desde donde se puede admirar un paisaje impresionante gracias a la terraza con suelo transparente desde la que se pueden ver las olas rompiendo en las rocas unos 589m por debajo de tus pies.

Mirador de Cabo Girão
Mirador de Cabo Girão

3. Admirar las piscinas de lava de Porto Moniz

Pequeño pueblo situado al noroeste de la isla, famoso por sus piscinas de lava que siempre han atraído a los turistas y a los residentes por igual. Un camino permite perderse entre estas construcciones de lava naturales, que reflejan su belleza en el agua transparente. El fuerte Joao Batista, que se remonta a 1730, que ahora sirve como acuario, había sido construido para defender la ciudad de los frecuentes ataques piratas.

4. Perderse a lo largo de las Levadas

Levada es un término que en portugués indica los canales construidos por el hombre para el transporte del agua de la lluvia para los campos. Muchos son los senderos que se pueden recorrer alrededor de la isla y que ofrecen a quien los siga la oportunidad de ver una Madeira salvaje y fascinante. Para los más expertos hay recorridos de hasta 7 horas, mientras que para los menos experimentados también de 45 minutos.

5. Carrera con los Carros de Cesto

Los Carros de Cesto no son más que pequeños trineos de mimbre típicos de la isla, que se remontan al siglo XIX, y que fueron utilizados para el transporte de mercancías o de la madera. Puedes experimentar la emoción de un descenso de 2 kilómetros desde Monte hasta el centro de Funchal impulsado por dos chavales del lugar vestidos de blanco. Durante la carrera se puede llegar incluso a 50 km/h.

Carros de cesto, Madeira
Carros de cesto, Madeira

6. Probar el Bolo do Caco

El pan típico de la isla, relleno con mantequilla con ajo y servido siempre caliente. En los bares y restaurantes, si se pide, es costumbre comerlo como entrante aunque también se encuentra como comida en la calle rellena de tocino o chorizo.

7. Beber la Poncha y el Vinho Madeira

Destilado de la caña de azúcar, miel, azúcar, jugo de limón bebido principalmente por los pescadores de la isla, sin duda con un sabor muy fuerte y distintivo. El Vinho Madeira es un vino con sabor de licor típico de esta isla, también llamado vinho da roda (vino de vuelta) ya que su envejecimiento se producía en las bodegas de los barcos.

8. Ponta de São Lourenço

En la parte noreste de la isla se encuentra un paisaje diferente al de los exuberantes y cálidos colores del resto de la isla, es Ponta São Lorenҫo. Esta costa alargada de la isla debe su nombre al primer barco que aterrizó allí: el San Lorenzo. El espectáculo es impresionante, a pesar de la aridez de la tierra, y se puede llegar a la punta de la península recorriendo más o menos 10 km.

9. Visitar la Catedral da Sé en Funchal

Catedral de la capital de la isla, construida en 1514 por orden del rey Don Manuel, de estilo gótico. El campanario tiene vistas a la ciudad. La catedral se encuentra en uno de los puntos turísticos más populares de la ciudad, donde los puestos de comida y restaurantes abundan.

Casitas de Santana
Casitas de Santana

10. Santana

Ciudad del noreste de la isla famosa por la presencia de casas típicas. Son pequeñas casas de piedra con techo de paja y triangulares. El tejado de paja protege contra el viento frío del invierno, sin la ayuda de ninguna estufa. Los habitantes de Santana saben que los turistas quieren visitarlas y les dejan a cambio de una pequeña donación.

Para terminar un consejo sobre un libro muy detallado sobre Madeira y, si estás interesado en más islas aquí encuentras todos los artículos de laotraruta.

Acerca de roberto mazzanti

Hola soy roberto, un italiano que ha vivido 10 años en España que adora los viajes y todo lo relacionado con ellos. Después de tanto viaje, he decidido compartirlos con todo el mundo y desde 2013 soy administrador de www.laotraruta.net. Gracias a mucho trabajo y esfuerzo, después de 2 años, estoy viviendo de blogging y hace poco he salido de viaje indefinido (te cuento todas mis aventuras en mi nueva web: italoespañol). Los sueños se pueden hacer realidad, sólo hay que focalizarlos ;)

Te podría interesar

Cala Menuda (Tossa de Mar)

Tras mi paseo por Tossa de Mar, dediqué la tarde a disfrutar de esta increíble …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *