Barco en el delta del Mekong
Barco en el delta del Mekong

Ruta en Vietnam de 13 días: de Saigon a Hanoi

Vietnam, este insólito, extraordinario, salvaje y controvertido país dónde a menudo la gente come sentada en el suelo, dónde las sonrisas son más dulces, un país dónde las normas viales no existen, dónde las necesidades personales se hacen en la calle, dónde siempre eres acogido con hospitalidad y dónde los olores son fuerte y desconocidos.
Milochocientosochentaysiete kilómetros, trece días, mil paisajes diferentes y una marea de emociones.

Qué ver en Vietnam

En Vietnam todo es motivo de estupor, uno se queda encantado mirando a una anciana encurvada que trabaja en un arrozal, como fuera un cuadro o una bonita foto, o bien mirando los millares de ciclomotores que circulan por las calles, despistado por el ruido de las bocinas, mientras que sus trayectorias se cruzan sin reglas ni lógicas. Los niños te saludan con grandes sonrisas por el simple gusto de hacerlo y todo el mundo intenta venderte algo.

Ho Chi Minh City – El gran Tet

Ho Chi Minh City es una ciudad moderna, cuya modernidad chirría a contacto con su autenticidad. Así, en la misma calle del hotel más lujoso del barrio se puede encontrar, delante de el, una viejecita que duerme en el suelo mientras sobre un hornillo de camping rehierve una sopa de noodle para vender a los turistas.
Para quien es la primera vez aquí en Asia (como para nosotros), el primer impacto con Ho Chi Minh City (también conocida  como Saigon) es muy fuerte. A pesar de que todas las guías del mundo te pongan en guardia sobre el increíble tráfico de ciclomotores que se encuentra por las calles de esta ciudad, cuando te encuentras allí te sigues quedándote pasmado.

Durante la estancia en Saigon – el 3 de febrero – hemos celebrado junto a Vietnam el Gran Tet, que coincide con la más celebrada solemnidad asiática de la noche vieja china. La ciudad para la ocasión se ha llenado de luces y colores, de linternas variopintas y músicas. Las personas que se echaban por las calles eran millares, sobrias y educadas, alegres y sonrientes. Parecía de estar en casa, porque cada mirada que cruzabas te regalaba una sonrisa, orgullosa que desde el lejano occidente alguien hubiera venido hasta aquí para celebrar este gran acontecimiento.

Motos en Ho Chi Minh
Caos de motos

Ho Chi Minh City es la base ideal para visitar algunas zonas en el distrito haciendo excursiones organizadas poco caras en zonas interesantes. Nosotros hemos visitado el delta del Mekong y los túneles de Cu Chi. Sobre el delta del Mekong, entre las provincias de My Tho y BenTre, hemos paseado entre las viviendas de las aldeas en vilo entre agua y tierra, en un lugar donde no sabes si es la tierra que flota sobre el agua o si es el río que se introduce en el terreno.
Los túneles de Cu Chi son los túneles subterráneos cavados por los vietcong durante la guerra de Vietnam, para esconderse de los ataques de los americanos con las bombas de napalm. Un lugar particular de gran importancia estratégico-militar entonces, y histórico hoy en día, desafortunadamente comercializado hasta lo inverosímil.

Túneles de Cu chi
Túneles de Cu chi

Mui Ne y sus dunas de arena roja

Mui Ne es una pequeña localidad de mar, famosa en todo el país por 3 cosas en particular: la salsa de pez, las dunas, el viento. Mui Ne está a la salsa de pez como Modena está al vinagre balsámico. Y si paseando por las calles de la ciudad empezáis a sentir un fuerte olor acre, echad un vistazo más allá de las empalizadas que vallan los jardines para ver las grandes cubas de madera dentro de las que envejece esta salsa sabrosa para ser distribuida en todo Vietnam.

Además de la salsa de pez, en Mui Ne hay dos tipos diferentes de dunas, las de arena blanca y las de arena roja. Habiendo estado uno día en esta localidad y habiendo hecho otras excursiones, hemos elegido ver sólo  las de arena roja: se trata de un pequeño rincón de desierto, con empinadas dunas de arena consteladas por niños que intentan deslizarse y juntar alguna moneda ofreciendo un resbalón a los turistas. Al final, aunque la cosa no es particularmente divertida, si se cuenta con el tiempo necesario, un paseo entre estas montañas de arena hay que hacerlo.

Dunas de arena
Dunas de arena

Para los apasionados de surf, windsurf y  kitesurf Mui Ne es la localidad ideal para surfear y perfeccionar la técnica. Desaconsejada en cambio para los principiantes como nosotros, que se arriesgan delante de semejantes remolinos.
Para  ver  absolutamente, el manantial de las hadas: un manantial que se alcanza remontando a pies desnudos el río, del fondo cenagoso y de color rojo. Para nosotros ha sido una bonita experiencia: nos hemos un chamuscado un poco bajo el sol que pegaba fuerte y hemos encontrado decenas y decenas de niños que celebraban sus vacaciones dándose  un baño en el río y riendo como locos.

Doc Let un rincón de naturaleza salvaje

Nha Trang es la Torremolinos de Vietnam y la zona con las playas más bonitas del país. Ya que la movida no nos interesaba, sino que queríamos gozar de unos días en la playa, hemos estado indecisos hasta el último momento preguntándonos si visitarla o menos.

El compromiso que hemos encontrado ha sido dejar atrás a los locales y las tiendas del centro para pararnos al norte de Nha Trang. Desafortunadamente el viaje para alcanzar al puesto elegido ha sido muy atormentado: un taxista un poco desprevenido se ha perdido en la costa de una montaña en la oscura profundidad de la noche, causándonos no pocos sustos para no decir terror. Pero no hay mal que por bien no venga, y el chico no tenía malas intenciones, más que nada no conocía bien la zona.

Playa Doc Let
Playa Doc Let

El lugar dónde hemos alojado ha sido un tipo de camping (el Doc Let resort and SPA) dónde los bungalós eran tiendas hechas de cañas de bambú con tejado de paja (desaconsejado pues a quien prefiere hoteles de 4 estrellas) en un lugar apartado y olvidado del mundo, inmerso en la naturaleza más salvaje, con una playa maravillosa: jungle beach.
En jungle beach hemos almorzado y cenado (durante toda la duración de nuestra estancia) junto a los demás huéspedes del camping, todos chicos como nosotros y familias de padres jóvenes con críos pequeños, procedentes de muchas partes del mundo y todos dispuestos a charlar y socializar.

Hoi An la ciudad encantada de las linternas

Hoi An es la ciudad más encantadora, graciosa y acogedora que hemos encontrado a lo largo de nuestro viaje. Ciudad de artesanos y comerciantes: entre sastres, fabricantes de linternas de seda y vendedores capaces de venderte cualquier cosa.

Alojamos en un hostal tremendo, delante del río con una señora que más disponible no se puede jejeje Te lo aconsejamos sin duda: el Homeland River Homestay.

La ciudad ideal para ir de compras (también contra tu voluntad) a precios irrisorios que hay que ganarse regateando. Sí, las compras en Vietnam hace falta ganárselas así que cada adquisición supone cada vez muchos minutos de contratación.

En esta ciudad hay muchos sastres listos para coser perfectos vestidos a medida. Yo me he hecho coser una chaqueta, una camisa, un par de pantalones y un vestido de tarde: todo realizado en 24 horas por la módica cifra de 100 dólares con también la prueba y las reparaciones del caso.

Linternas de Hoi An
Linternas de Hoi An

Hoi An es también el ideal para quien quiere calzados a medida: yo me he llevado mis botas preferidas para que realizaran una copia idéntica, pero de diferente color, a un precio de 55 dólares.
En todo caso, más allá de mi vena compradora, Hoi An es una ciudad que hay que visitar no sólo para eso.

Hoi An es una Venecia en miniatura, con las casitas y los restaurantes que asoman sobre el río, los muros pintados ennegrecidos por la humedad que le donan un aspecto decadente y fascinante.
Por la noche las luces pintadas de las linternas se derraman sobre las callejuelas estrechas, mientras que los comerciantes se apartan y la algarabía del mercado deja puesto a un silencio encantado. A las nueve ya muchos restaurantes están cerrados y por las calles ya no hay nadie.
Hoi An es una ciudad que vive de día, se despierta con las primeras luces de la mañana y gasta todas sus energías al mercado sobre el puerto. La noche es para pocos.

Hué capital imperial del esplendor perdido

Hué es una ciudad que nos ha decepcionado. Es conocida por ser la antigua ciudad imperial, con los restos de la ciudadela imperial y la “ciudadela dentro de la ciudadela” o sea las residencias imperiales o lo que todavía queda de ellas.
Esta ciudad se puede visitar de paso sin pararse, a menos que no seáis apasionados de pagodas, en este caso en los campos circunstante la ciudad se pueden encontrar muchos templos y pagodas alcanzables en barco, a lo largo del río, o bien en bici o escúter por las callejuelas de campo que salen del centro.

Hanoi capital de rasgos occidentales

Hanoi es la capital de Vietnam. Visitándola, al primer impacto, se podría pensar que quizás los vietnamitas se han equivocado, que quizás la metrópoli del sur (Ho Chi Minh City) habría sido más indicada a para desempeñar este papel.
En un segundo momento sin embargo, el atractivo oriental que se mezcla a una elegancia toda francesa te conquista con discreción: las avenidas estrechas de la ciudad vieja, los grandes parques silenciosos con sus pequeños lagos; los elegantes teatros de marionetas sobre el agua y los graciosos restaurantes del centro..sí, Hanoi es la capital de Vietnam: elegante pero no sobrada, grande pero no dispersiva. Una capital a todos los efectos, con el mérito además de no ser caótica o demasiado grande.
De Hanoi salen las excursiones para visitar las características localidades y poblaciones de montaña, como la pintoresca Sapa, la extraordinaria Halong Bay, el parque nacional de Cat Ba y otras aldeas dignas de nota.

Barco en el delta del Mekong
Barco en el delta del Mekong

Cocina vietnamita

¡La cocina vietnamita es sencillamente DELICIOSA! Especiada pero en todo caso ligera, gustosa, sabrosa, “encantadora”.. no sé que otro adjetivo buscar para describirla, me he enamorado!!!

Y sin hablar del hecho que incluso habiendo comido cantidades industriales de cualquier especialidad vietnamita, he regresado perfectamente en forma e incluso adelgazando algo; quizás porque en lugar del pan (como en todas las cocinas orientales) se sirve arroz blanco, siempre cocido a la perfección y de óptima calidad. El plato más común de este país son los noodle: espaguetis de arroz, harina de trigo o pasta al huevo, deliciosos, ligeros y divertidos de comer con “cómodos” chopsticks (las varitas para comer). Los noodle se pueden comer secos, salteados con hortalizas, pescado o carne, haciendo un caldo (en este caso se habla de noodle soup) en vietnamita pho.

La típica noodle soup también se sirve para desayunar y la he encontrado exquisita en esta comida del día: un caldo caliente deliciosamente especiado, saboreado con hortalizas y un huevo: ¡el plato perfecto para empezar el día lleno de energías y con el estomago calentito!

Dragon Fruit
Dragon Fruit

La cocina de calle es muy difusa en Vietnam, podréis encontrar en cada rincón de cualquier ciudad, una viejecita o una joven mujer lista para cocinar una sopa de Pho o a preparar un bocadillo relleno de aquello que deseéis. Carne, pescado, huevos, hortalizas y salsas de cada tipo.
Tener cuidado con las salsas picantes de los ambulantes. Yo soy una loca amante de los sabores hot pero después de haber preguntado salsa picante para nuestro bocadillo ¡nos hemos ido llorando, desesperados y con la garganta en llamas!
También podréis encontrar chiringuitos más estructurados y de mayores dimensiones equipados para freír para vosotros cualquier cosa, cada tipo posible e imaginable de pinchos. Un consejo: ¡no os preguntéis de qué se trata! ¡Dejad inspiraros del aspecto, empapad en la salsa de pescado (la anaranjada) o en la salsa de soja (la más oscura), y gozad!

Al mismo tiempo no os pongáis demasiadas preguntas sobre las normas igienicas de estos puestos de comida, no merecería la pena: ¡los platos están deliciosos, sobre todo si no nos preguntamos demasiado!
¡A lo mejor antes de salir, la vacuna contra el cólera (que protege también el intestino de virus, salmonelosis y parásitos) está muy recomendada jejeje!

En Vietnam hay muchas especialidades de pescado – fresco y apenas pescado en las ciudades de la costa -, en particular gambas y calamares que pueden ser comidos en ensalada, en un bonito plato de noodle, de arroz o bien fritos.
Una especialidad típica de Hoi An (mi ciudad preferida junto a mi plano vietnamita preferido) son los Cao Lau: unos tagliolinis de arroz o pasta salteados y juntados a muchos condimentos diferentes. Mis preferidos han sido aquellos con setas.
Muchos platos en Vietnam son aromatizados con cidronela, una planta del sabor acre, parecido al limón, deliciosa y capaz de dar un toque muy particular a todos los platos que encuentra. Las limas en cambio son servidas en lugar del limón y pueden ser exprimidas sobre los platos para sazonarlos.

Un plato de Cao Lau
Un plato de Cao Lau

Siempre en Hoi An, en nuestro restaurante preferido ( hemos comido casi todos los días allí ya sea almuerzo o cena), he probado una exquisito pato agridulce, con piña y otras especias de las que no recuerdo el nombre.

Vais a creer que soy una poseída de la cocina vietnamita y que esté exagerando, pero invito cualquiera haya probado estos platos a desmentirme
Una nota sobre la cocina de Hué. La antigua ciudad imperial tiene una tradición gastronómica muy importante, ya que ofrece el refinamiento de los platos de corte influenciado por la cocina francesa heredada en los años de la ocupación.

Si os sentís fuertes preguntad una menú completo de cocina típica de Hué, pero preparaos para salir del restaurante rodando :).
En Vietnam también hemos probado restaurantes rebuscados y cool. ¡En el Mango Rooms de Hoi An por ejemplo hemos probado una deliciosa cocina fusión que unía vietnamita, nouvelle cuisine y una infinidad de especias para deleitar el paladar!
El restaurante éste más de lujo que hemos probado, nos ha costado 30 €  entre los dos, con mi compañero que ha salido declarando de haber comido el mejor filete de su vida!

Para acabar dos notas: una para la fruta y a una para las bebidas. Los frutos tropicales ya los conocemos todo, ya que cada vez más a menudo los encontramos en zumos o en la sección de frutería de nuestros supermercados, pero comerlos allí, en el mismo país dónde nacen, a lo mejor apenas cogidos del árbol, os aseguro que es otra cosa. ¡En particular comer el mango ha sido una experiencia divina! Comprarlo al mercado, pelado y comido al instante es increíble.

Los frutos tropicales no sólo tienen sabores muy intensos, sino también su aspecto es muy particular (por  ejemplo el dragon fruit, el fruto más pintado que haya visto nunca!)
¡Las bebidas vietnamita son muy económicas! Podréis beber ríos y digo ríos de cerveza sin gastar más que 10 €. La bebida más típica de Vietnam es el vino de serpiente, que podréis encontrar en cualquier local y comprar en cada tienda de souvenir.
En Vietnam el vino de serpiente no es bebido por las mujeres: tenerlo en cuenta y tratar de no ofender a los habitantes del sitio. Seáis respetuosos o, cuanto menos, discretos. Durante mi permanencia en Vietnam a menudo me he nutrido bebiendo zumo de limón u otros zumos de fruta tropical. ¡Los aconsejo para cuando no tengáis ganas de cerveza, son super sabrosos!

Vino de serpiente
Vino de serpiente

Transportes – Como moverse en Vietnam

Vietnam es un país muy largo y extenso. Durante nuestro viaje de dos semanas casi hemos recorrido dos mil kilómetros y para quien desea atravesar el país, para los tramos más largos, aconsejo el tren o los sleeping autobús. Los sleeping bus son autobuses muy particulares que en lugar de asientos tienen pequeñas  camas  (muy cómodos la verdad) pero por lo que concierne la limpieza depende dónde se puede dormir durante los largos viajes de una ciudad a la otra.

Organizando un viaje en Vietnam tenéis que recordar que los tiempos, las distancias, pero sobre todo la velocidad son conceptos bien diferentes de como nos los entendemos los occidentales. Hay que tener en consideración una velocidad de crucero de unos 30 Km/h, también para desplazamientos nocturnos y con autobúses bastante modernos. Las calles maltrechas y el tráfico prácticamente omnipresente no permiten andaduras más veloces, salvo en las calles principales de las ciudades más grandes.

Para desplazamientos más breves dentro de la ciudad podréis optar por los taxis, una carrera de 10 minutos os puede costar alrededor de 2-3 €, los cyclo: los típicos medios de transporte a pedales, conducidos por simpáticos viejitos, también pueden llevar a dos personas. El coste es de pocos céntimos si tenéis que desplazaros de una parte a la otra de la ciudad; obviamente tendréis siempre que contratar primero el precio para no quedar timado. Otro medio de transporte son los ciclomotores – xe-om en vietnamita. Nosotros no los hemos probado ya que en Vietnam no hay reglas bien definidas para conducir jejeje.

Sleeping bus en Hanoi
Sleeping bus en Hanoi

Consejos para viajar a Vietnam

Riesgo robos

Vietnam es un país extremadamente seguro, sin embargo, como en cada rincón del mundo, hace falta tener cuidado para no caer en desagradables contratiempos.
El riesgo de tirones es prácticamente nulo, también para una simplona como yo que a menudo voy con la mochila abierta sembrando sobre la calle objetos varios, documentos y bienes de consumo más o menos indispensables.
Sin embargo las guías aconsejan tener cuidado en los alrededores de ríos y en las zonas menos frecuentadas.

Regateo

Cada vez que os prepararéis para adquirir algo preparaos a una larga, y a veces extenuante, contratación. Generalmente el primer precio que es propuesto está a unas cinco veces del verdadero valor del objeto. Contratar es importante para no arruinar el mercado y los precios revueltos a los turistas. A menudo uno se encuentra regateando para pocos céntimos, pero os percataréis que esta actividad es muy divertida para vosotros y para los comerciantes con los que tendréis que ver. No tendréis a menudo ganas de ello pero recordad que es importante porque no se inflen los precios para turistas, cosa ya actualmente en acto.

Ropa a medida

La ciudad por excelencia dónde hacerse realizar vestidos a medida es Hoi An. También en este caso será importante una fase de regateo antes de la realización del vestido, sin embargo tener en cuenta que si deseáis vestidos de calidad con tejidos de calidad, el precio será sensiblemente superior al de las camisetas adquiridas al mercado.
Por sensiblemente superior entiendo que una camisa de algodón de hombre, perfectamente cosida a medida, pero de un algodón no excelente, os costaría sobre 10 €, pues entender que todo es relativo.

Si tenéis un accesorio preferido que deseáis clonar, haced como yo: llevar vuestro par de botas preferido (o cinturón, bolso, jersey o cualquier prenda de vestir), y en 24 horas podréis tener una copia perfecta.
Recordad que si queréis que los vestidos os vengan perfectos tendréis que dar el tiempo a los sastres de asegurar los vestidos y eventualmente arreglarlos, os hará falta pues al menos día y medio.

Vacunas y profilaxis

Por lo que concierne las vacunas SIEMPRE hace falta el consejo de un médico e ir a un hospital. En mi caso he sido muy afortunada y he encontrado a médicos y enfermeros gentiles que me han aconsejado en la elección de las varias profilaxis a hacer y me han explicado en detalle lo que hay que tener en consideración.
Ninguna vacuna es obligatoria para quien va a Vietnam, pero hay muchas que son altamente aconsejadas. Nosotros hemos hecho todas aquéllas aconsejadas, también en vista de viajes futuros: anti-malaria, anti-tifus, anti-hepatitis A, vacuna anti-tetano y vacuna contra el cólera y otros problemas del intestino.

Ir al centro de vacunas con antelación, cerca de un mes antes, de modo que cuando estéis de viaje ya estéis cubiertos.
Si no tenéis intención de hacer la profilaxis antimalarica aseguraros de llevar con vosotros un repelente para los mosquitos en el caso de que tengáis en programa de visitar ríos, desembocaduras, montañas o selvas.

Volar y dormir en Vietnam

Hay muchas compañías aéreas que efectúan vuelos a Vietnam: los aeropuertos principales del país son los de Ho Chi Minh City y él de Hanoi. La Singapur airline efectua vuelos desde Madrid o Barcelona hacía Ho Chi Minh City.

Para dormir yo os aconsejo un hotel en las islas Con Dao que es encantador por su gente: el Villa Maison Boutique Hotel. Vale mucho la pena 😉

Dicho esto no me queda que desearos un buen viaje a este maravilloso país que es Vietnam!

Acerca de roberto mazzanti

Hola soy roberto, un italiano que ha vivido 10 años en España que adora los viajes y todo lo relacionado con ellos. Después de tanto viaje, he decidido compartirlos con todo el mundo y desde 2013 soy administrador de www.laotraruta.net. Gracias a mucho trabajo y esfuerzo, después de 2 años, estoy viviendo de blogging y hace poco he salido de viaje indefinido (te cuento todas mis aventuras en mi nueva web: italoespañol). Los sueños se pueden hacer realidad, sólo hay que focalizarlos ;)

Te podría interesar

Plaza de toros de Sevilla

10 lugares que tienes que ver en Sevilla

No puedo ocultarlo, Sevilla es una de las ciudades que más me ha impresionado y …

5 Comentarios

  1. sabeis de algún vuelo barato para Vietnam?

  2. en barcelona donde se hacen los trámites para la antimalarica?

  3. Hola Roberto!
    Muchas gracias por los tips, voy a seguir leyendo porque fue el blog más claro y conciso que encontré!!

  4. Hola chicos y chicas, me ha encantado vuestro blog. Hace poco vi unos videos de Bali Indonesia que son increíbles. Alguien que haya estado me puede decir si es seguro? Gracias!

  5. Gracias por tu excelente narrativa. Saludos desde México. Nosotros planeamos ir en Junio 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *